miércoles, 17 de septiembre de 2014

Teorías de la expresión artística y la adoración comunitaria

Teorías de la expresión artística y la adoración comunitaria
Exégesis de un texto de Gombrich
Por Miguel Angel Cano


Este ensayo, desde un análisis del texto: “Cuatro teorias sobre la expresion artistica” de Gombrich,
trata de conectar las funciones del arte y su estética, a lo largo de la historia, con las vivencias
artistico espirituales que viven en la actualidad las iglesias evangélicas. Desde una sencilla
reflexion, intentaré explicar las distintas perspectivas de la funcion de la música en los tiempos de
adoracion comunitarios, asi como la relacion entre música y espiritualidad.

Análisis
El texto de Gombrich comienza con la presentacion de tres conceptos claves para entender su
propuestas sobre las teorias artisticas. Se trata de: señal como ese fenomeno capaz de despertar las
emociones más profundas, símbolo como acto u objeto que encierra en si mismo profundas
emociones y síntoma como una manifestacion del estado de ánimo del artista.

La primera función que Gombrich nos habla aparece en la Antigüedad Clásica. Para los
griegos el arte era una señal que despertaba, como algo natural, las más intensas y puras emociones
humanas. Se entendia el arte como una experiencia que causaba una reaccion/efecto en los
individuos. Como un elixir o una bebida que desataba pasiones. En el texto Gombrich ejemplifica
esta funcion muy bien, cuando nos habla de la nana o cancion de cuna, como el canto de la madre a
su hijo para que pueda dormir.

Los mayores exponentes de esta teoria son Platon con el "Diálogo sobre la música y las
emociones", o Aristoteles con la purificacion de la catarsis, a partir de las pasiones que desataban
las representaciones teatrales.

“Pero es posible que la más famosa aplicacion de lo que he denominado como la teoria mágico–
médica de la expresion artistica, se encuentra en la Poética de Aristoteles, aunque no se suele
interpretar en este sentido. Me estoy refiriendo a su descripcion de los efectos del arte dramático,
que él denomina como la Catarsis. Se trata, en realidad, de un término médico, que vendria a
significar purificacion; y aquello que debiera ser purificado, según Aristoteles, serian las pasiones.
Al contemplar una tragedia, nuestro estado emocional deberia experimentar una reaccion parecida ala que produciria un ritual religioso o un tratamiento médico; deberiamos salir purificados tras esta
profunda experiencia de temor y de piedad.” (Gombrich, 1992).

En resumen, esta primera teoria nos plantea que el verdadero valor del arte se encuentra en lo que el
artista provoca al espectador, y no en lo que quiere transmitir, ni en las mismas emociones del
artista.

Antes de continuar con el texto, me gustaria poder conectar cada teoria de Grombich con el análisis
de la adoracion comunitaria, entendiendo ésta como un fenomeno o acto de expresion artistica.
Trayendo esta perspectiva clásica del arte como una señal para despertar las emociones en el
espectador, me gustaria conectarla a una realidad que aún vemos en muchas iglesias por todo el
mundo, donde los cultos comunitarios necesitan la música como ese elixir que nos permite entrar en
la espiritualidad, otorgándole un valor mistico y/o mágico a los cánticos, y en muchos casos,
condicionado el encuentro con Jesús a emociones provocadas.

El arte, en mi opinion no provee, en si mismo la espiritualidad, sino que actúa como un canal de
expresion, o fuente de inspiracion para el encuentro individual y comunitario con Jesús. Cuando la
música se hace indispensable en ese encuentro, la misma música se convierte en el indicador
de la descentralización de la figura de Jesús en la adoración comunitaria.

El segundo momento histórico donde se produce un cambio en la forma de entender la
expresión artística es en el Renacimiento, dónde las artes enfocan toda su capacidad para
retratar las emociones. Hablamos de la función simbólica del arte y, en este caso, es el mismo
acto o fenomeno artistico el que contiene la emotividad. Gombrich lo denomina la función
dramática, donde se educa al artista a estudiar la expresion de las emociones con el fin de
reflejarlas de forma convincente en el escenario, en su pintura o en la música.

“Si leemos opiniones posteriores sobre música, pintura o poesia, de los siglos XVI, XVII y
comienzos del XVIII, encontramos que el énfasis ha cambiado. Lo que ahora ocupa el centro del
interés es la capacidad de todas las artes para reflejar o retratar las emociones. En otras palabras, lo
que he denominado como la funcion simbolica. Aunque, en el contexto de la expresion artistica,
cabria denominarla, con mayor propiedad, como la funcion dramática. Se incita al artista a estudiar
la expresion de las emociones con el fin de imitarlas de forma convincente en el escenario, en su
pintura o en la música.” (Gombrich, 1992).Dentro del marco de la iglesia, esta funcion simbolica queda bien reflejada, desde hace siglos, en la himnologia, que bajo el marco del Renacimiento, el Humanismo y la Reforma, se convierte, desde el siglo XVII, en la apuesta de la estética de la música protestante. Los himnos que se componian desde esta perspectiva simbolica del arte, necesitaban composiciones que encerrarán experiencias espirituales muy profundas, la esencia completa del evangelio, liricas cargadas de esperanza para el creyente, que retaran al servicio, al compromiso, con historias biblicas inspiradoras, etc y que estimularán durante el canto a la expresion de las más profundas emociones del cristiano.

Desde está perspectiva los himnos se convirtieron en las expresiones artísticas protestantes
que contenían las emociones, el dramatismo y la espiritualidad, característico del valor
simbólico estético de la época.

La tercera función que nos muestra el autor, sobre el arte, aparece en el Romanticismo, donde se
entiende la expresin artistica como síntoma. Donde las emociones genuinas del artista son las que
iluminan y revelan la profundidad del hecho artistico. Se desplaza la funcionalidad del arte a como
se siente su creador, dejando como insignificantes la misma obra o el espectador. Por tanto, el
estado del artista es más importante que su obra, convirtiendo asi al artista en el producto.

“Esta teoría de la expresión entiende el arte como una comunicación de emociones: la transmisión
de sentimientos entre un hombre y otro. Todos conocen que esta nueva teoria de la comunicacion
fue aplicada no solo a la expresion de sentimientos en la poesia, sino también a todas las artes. El
gran pintor romántico paisajista inglés John Constable lo explico de forma sucinta cuando afirmo:
“la pintura es para mi otra de forma de denominar la palabra sentimiento”10; y Delacroix, el paladin
de la concepcion romántica de la pintura, escribio: “la pintura no es otra cosa que un puente tendido
entre la mente del artista y la del espectador; la fria perfeccion no es arte”. Lo realmente importante
—tal como habia escrito Delacroix años antes— es que cada pintor expresase su alma; “si uno
cultiva su alma, ésta encontrará los medios para expresarse”. (Gombrich, 1992).

Creo que esta teoría es la que mejor describe nuestra realidad actual como iglesia, donde
hemos otorgado un lugar privilegiado al “moderador del arte sacro” o más popularmente
dicho, “líder de alabanza”, que en muchos casos determina, desde su propio estado de ánimo e
intereses personales, la profundidad y valor, tanto artístico como espiritual de la adoración
comunitaria.La cuarta y última postura de Gombrich nos presenta su propia tesis en la materia. La teoría centrípeta de la expresión artística viene a ser una propuesta que contenga a las otras teorias, que de alguna forma se habian contradecido anteriormente y, desde Gombrich, y un planteamiento más holistico, ahora se complementan.

“Intentaré definir con mayor precision esta teoria que pone un especial hincapié en la relacion
inversa entre los sentimientos y la expresion. En alguna ocasion he propuesto denominarla como la
teoria centripeta de la expresion artistica, en contraste con lo que seria la teoria centrifuga de la
expresion. Los signos expresivos aparecen en primer lugar, y son ellos precisamente los que
propician una respuesta emocional en el actor, el orador y —tal como me gustaria creer— en
cualquier artista; sea éste un pintor, un poeta o un músico. Tomando un término prestado de la
ingenieria, también me gustaria denominar a esta teoria de la expresion artistica como la teoria
feedback —o de la retroalimentacion—. Se trata, en definitiva, de una teoria que subraya la
importancia de la constante interaccion entre la forma artistica y los sentimientos, entre el medio
artistico y el mensaje que se transmite.” (Gombrich, 1992).

Se trata de entender que hay valor artistico desde el estado emocional del artista hasta lo que
provoca en su espectador, acentuando también el valor artistico del mismo hecho o producto
creativo. Esta reflexion vienen bien marcada por las ideas de Benjamin Walter tratando de romper
el elitismo del hecho artistico para emancipar al publico en interaccion con el arte.

“Al mismo tiempo, la obra de arte reproducida se masifica, cambia su valor y su uso, adopta una
funcion social y se convierte en un instrumento emancipatorio” (Malfavaum- Beltrán, 2002).

La teoría centrípeta de la expresión artística nos enseña a tener en cuenta que el fenómeno
artístico y su función cobran vida en todas las partes participantes de la adoración
comunitaria. Por tanto debemos considerar el estado de ánimo del que modera o crea la
expresión artística sacra, debemos recrearnos con la riqueza creativa y emocional de nuestra
liturgia y nuestra estética y, como no, debemos considerar al público como parte activa que
interacciona en tan preciado fenómeno artístico-espiritual.

A modo de conclusión y desde la Iglesia, creo que es urgente la reconstrucción del significado de
arte y su praxis comunitaria. Para ello necesitamos hacer un ejercicio epistemológico que, entendiendo los legados históricos y culturales, posturas de teorías artísticas como la de Gombrich,
nos ayude a incorporar la riqueza del arte y la creatividad en nuestro ejercicio espiritual comunitario.

Bibliografía
BENJAMIN, Walter. 1989, La obra de arte en la época de su reproductibilidad técnica. Buenos
Aires: Editorial Taurus.

GOMBRICH, E. H. 1992, Cuatro teorias sobre la expresion artistica. Atlántida, 9, III.

GOMBRICH, E.H. 1997. La historia del arte. Madrid: Editoral Debate.

LAPORTA, Josep. 1991. El dilema del arte. Barcelona: CLIE.

MALFAVAUM-BELTRAN, J. Trinidad. 2002, Arte, reproductibilidad y masificacion. Iztapalapa
(México): Universidad Autonoma Metropolitana – Iztapalapa.